El fanático NBA

Tatuaje del fanático Alberto Pereiro
Tatuaje del fanático Alberto Pereiro

“El fanatismo es una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exagerada, desmedida y tenaz en defensa de una idea, teoría, cultura, estilo de vida, etc”

Es la definición de fanatismo que nos da la confiable Wikipedia. El fanatismo en el deporte, específicamente aplicado a ligas profesionales como NBA,  tiene un ángulo aún más curioso ya que se aplica tal “pasión exagerada” a una actividad en la que no afecta directamente al individuo. No está definiendo pilares de su ser como su familia, sus creencias, su trabajo, etc. está vertiendo su tiempo y pasión en un juego cuyos participantes son totales extraños y el resultado del mismo no le va aportará nada más allá de una sonrisa y un argumento ganador en una discusión entre amigos.

Este fanatismo va más allá que una aparente pérdida de tiempo. Para aquellos que somos fanáticos de algún equipo ser testigos de sus éxitos y logros nos hace sentir bien, nos identificamos con este grupo de deportistas y el equipo que conforman. La verdad es que encontramos contento y felicidad en sus logros e incluso llegamos a considerarlo nuestros éxitos debido a todo el tiempo que invertimos apoyándolos y penando sus derrotas y fracasos. Por lo tanto, todo fanático desea seguir un ganador obviamente no siempre se va a ganar cada torneo o partido pero la naturaleza competitiva de cada uno de nosotros nos hace querer estar en la esquina del triunfador.

En un mundo NBA donde sólo 9 franquicias han logrado ganar el campeonato en los últimos 25 años estar del lado ganador todo el tiempo no es fácil si se mantiene una afinidad por un solo equipo. Muchas franquicias pasan años en el sótano de la liga buscando el mítico jugador franquicia que los lleve a la gloria.  Otras franquicias logran construir equipos competitivos sin poder alcanzar su objetivo y la naturaleza cíclica de la NBA los hace reiniciar un proceso que, con suerte, toma al menos media década.  Toda franquicia NBA tiene este ciclo de vida. Algunos duran más en la etapa competitiva, otras se estacan en el purgatorio de la media tabla pero casi todas deben visitar el fondo de la misma para levantarse de nuevo. Todos estos equipos tienen fanáticos que los siguen con fervor y “pasión exagerada”.

¿Por qué una persona sana invertiría su tiempo libre, dinero y sanidad apoyando un equipo sin claras posibilidades de cumplir el objetivo principal: ganar el campeonato?

Fuí a la caza de fanáticos de equipos en puntos claves de su ciclo de vida en redes sociales para responder esta pregunta. Originalmente buscaba respuestas directas a la pregunta presentada pero me encontré con motivos tan complejos como las personas quienes lo dieron

Warriors

El inesperado campeón. Un año atrás pocas personas consideraron a los Warriors como un contendiente al título pero tuvieron una temporada histórica donde ganaron el primer campeonato de la franquicia en 40 años. El éxito atrae seguidores como miel a las moscas, encontré fanáticos muy recientes incluso uno que  los apoya “...desde que le ganamos a Lebron. Somos los mejores”. Otros han estado del lado de los Warriors por más de tiempo.

Jaime Bayo empezó a seguir a los Warriors gracias a Monta Ellis. SimplyJan y Guille son fanáticos hace cuatro y tres años respectivamente gracias al estilo de juego y a la figura de Curry. El twittero GusiluzRicardo los sigue gracias al videojuego 2K.  Estos Warriors tienen varias temporadas mostrándose como una promesa con un juego rápido basado en el triple. Hoy esto amantes del baloncesto tienen a un equipo campeón pero ninguno ellos  lo ve repitiendo como campeones, saben que  tuvieron un temporada donde las lesiones los respetaron y es difícil tener esa suerte de nuevo. Además el Oeste es una batalla campal donde cada equipo se ha reforzado. Pero…

“…seguimos teniendo el bloque principal del equipo y jugando como sabemos somos un serio candidato,¿por que no otro vez?”

– Guille

Estos fanáticos no han sido puesto a prueba pero cuando llegue el momento dicen que su fe en el equipo no se verá afectada. Incluso es necesaria una “catástrofe natural” para detener GusiLuisRicardo de apoyar a los Warriors. Ya veremos cuando el momento de vacas flacas llegue a las puertas de esta fanaticada, al menos Jaime tiene buen historial

“Yo soy del Betis. Y aunque el equipo vaya mal se va con el siempre”

– Jaime

Sixers

Al extremo opuesto de los Warriors están los Sixers de Philadelphia. Los fans de los Sixers son el caso más interesante de toda la aficionada NBA, su gerente gerenal Sam Hinkie los ha guiado por una etapa donde la prioridad de la franquicia no es competir sino perder la mayor cantidad posible de partidos y recolectar talento joven que eventualmente les puede deparar victorias o como ficha de canje. Este proceso ha sido tan obvio que la NBA intentó cambiar el procedimiento de la lotería del draft para evitar que otros equipos siguieran este plan. Sus jóvenes jugadores salen a ganar pero les puedo garantizar que no existen represarias o encerronas de equipos cuando se encuentran en una racha perdedora.

Hinkie satisfecho
Hinkie satisfecho

Los seguidores de estos Sixers no son recientes como vimos con los Warriors. Juan Manuel García es aficionado de los Sixers desde hace 15 años. Vio jugar a Iverson en el máximo de su apogeo y lentamente ha visto su equipo hundirse en la mediocridad hasta llegar al “plan Hinkie”. A pesar de todo esto Juan los sigue apoyando, cree en sus jugadores hoy y en el potencial que pueden desarrollar en un futuro cercano, creen que en el entrenador Brett Brown, cree en ESTE equipo y lo que pueden llegar a lograr.

Para Carlos P.M., fanático desde hace 10 años, este proceso de los Sixers es “una fase de recolección y desarrollo de talento(…) Evidentemente es duro como aficionado ver eso, pero el plan a largo plazo me parece correcto.

Oscar Moratinos es fan desde el viaje a las finales en el 2001. Cree que el plan de Hinkie es un “proceso de reconstrucción (…) lento, pero se está haciendo lo necesario para ser ganadores en un futuro cercano

Estos fanáticos han aceptado el estado de reconstrucción y han pasado a una etapa donde han aprendido a juzgar el talento que Hinkie adquiere. Saben que cada partido puede ser perdido así que se enfocan en la parte positiva del proceso, medir el potencial de estos jóvenes. Saben que  hay jugadores que no formaran parte del grupo como sucedió con Carter-Williams, pero alimentan su fe con el potencial de Okafor, Noel, Embiid, Convington y Wroten, esperando que alguno de ellos pueda llevar a los Sixers más lejos de donde Iverson los pudo llevar. Son aficionados inteligentes, con experiencia y han aprendido a manejar sus expectativas con respecto a estos chicos.

Tom es otro fan de los Sixers. Su amor por los Sixers da inicio desde 1998. Al igual que  los otros aficionados mira con esperanza el plan de Hinkie pero con un nivel de desagrado al “tanking”, “trades incomprensibles” y “hacer un equipo de temporeros en su mayoría para asegurar picks altas“. Ha sido un proceso difīcil para el aficionado en Tom pero su lealtad por el equipo no ha cambiado

“Sixers está por encima de cualquiera,incluso de Hinkie“

– Tom

Son 17 años como seguidor de los Sixers y un proceso que puede o no dar  un campeonato no va a cambiar eso. Esta franquicia, con sus victorias y campeonatos pasados, ya es parte de su vida y sus eventuales victorias también lo serán.

Juan Manuel y Tom además comparten – de forma individual – lo que consideran su mejor recuerdo como aficionados.  No es el primer juego de las Finales 2001, su mejor recuerdo es:

“…eliminatoria vs Bulls de hace unos años en la que se lesiona Rose…el coast to coast de Iguoadala para forzar tiros libres y cerrar esa serie en 6 partidos. Fue un momento muy especial, eran muchos años sin lograr nada”

– Juan Manuel

Pasaron 11 años entre esos dos momentos. Iverson ya no estaba con el equipo y Philadelphia no era mas que un invitado a esos playoffs. Pero ellos tuvieron  la oportunidad de ver a su equipo competir siendo el “underdog” sacando de competición a un mejor equipo. Eso es la esencia de lo que atesora un aficionado, esos son los momentos de entrega y dedicación que a como va pasando el tiempo se recuerdan con orgullo.

“Aunque quisiera no podría dejar de apoyar”

 – Juan Manuel Garcia

“jamás dejaré de apoyar al equipo“

–  Tom

“Hay que apoyar al equipo pase lo que pase, en las buenas y en las menos buenas”

– Oscar

Twolves

La franquicia de los Twolves tiene una reciente historia similar a los Sixers. Fueron llevados a un apogeo, sin llegar a ser campeones, por un jugador carismático y extremadamente talentoso y desde entonces no han podido igualar ese éxito. Kevin Garnett guío a los Twolves a las finales de Conferencia contra los Lakers. Ese ha sido la última  temporada que la franquicia han alcanzado los playoffs. Actualmente presentan una de las plantillas con mayor potencial y la posibilidad de convertirse en contendiente en menos de 5 años

JoseWolves los sigue desde la era de Garnett. Su salida del equipo fue algo esperado y muchos fans querían que llegase a un equipo donde pudiera ganar el anillo después de darlo todo en Minnesota. Jose fue de esos fans

“Lo entendí sobretodo por KG ya que los wolves estaban atascados y no mejoraban el equipo para pelear”

KG de vuelta donde pertenece
KG de vuelta donde pertenece

Garnett ha sido el epítome de entrega. Cierto; no ganó en Minnesota pero no hubo partido donde Garnett humillara a sus compañeros o se rehusara a tomar la cancha. El fanático ve y valora esto. JoseWolves vio a Garnett luchar y perder una y otra vez junto a Sam Mitchel, Mardbury,  Joe Smith, Sprewell y Sam Cassell. Estos fracasos no fueron culpa de Garnett aunque el tomó toda la responsabilidad como líder del equipo.

Otros fans más recientes de los Twolves como Di-ego, Jarsu y Jesús Sánchez no han tenido la oportunidad de ver una temporada de 60 victorias o 50 victorias, ni mucho menos ser parte de los  playoffs. Nunca ha podido apoyar a unos Twolves que puedan obtener el título. También son conscientes que las posibilidades de contender a un campeonato son lejanas, pero el apoyo continua. Ya sea por KG, por Ricky o el potencial de Wiggins. La gerencia de Minnesota les está dando la ilusión de ver a un equipo joven crecer  y convertirse en un campeón y esa es una de las experiencias más gratificantes como aficionado. Empezar desde abajo, sufrir con ellos y festejar por ellos.  El estado actual de la franquicia les está dando esta oportunidad. No son victorias lo que anhelan, es crecimiento y llegar al alcanzar el modelo que Garnett implantó hace más de 10 años.

Video cortesía de Jesús Sánchez

 

Spurs

Los Spurs son la franquicia modelo de la NBA. Ya he escrito de ellos, año tras año siguen sorprendiendo su capacidad de mantenerse al tope de una liga donde el cambio constante es un norma. Este verano los Spurs aprovechando esta tendencia reclutan a uno de los mejores 4 de la liga en LaMarcus Aldridge. La esperanza para los texanos es ganar otro campeonato con el “Big Three” y seguir contendiendo con Aldridge y Leonard.

Juan Manuel los apoya desde el 2005. Pereda desde hace el año 2000. A diferencia de otras fanaticadas nunca han experimentado ver a su equipo entre los peores de la liga, le dan el crédito a Popovich y al gerente general RC Buford por encontrar jugadores como Manu, Parker y Leonard en posiciones del draft fuera de la lotería.

High Five, Timmy
High Five, Timmy

El contexto histórico de lo que hacen los Spurs está presente para sus aficionados,  saben de la racha de temporadas de 50 victorias y citas anuales en los playoffs. Están consientes de la importancia de la figuras de Pop y Duncan, de la calidad de jugadores de Parker y Ginobili y del potencial de Leonard. Son fanáticos con una mayor entendimiento del rol de una buena administración  en la formación de un equipo y de los sacrificios que sus jugadores deben hacer para mantener un grupo unido y coherente. Lo saben porque lo viven temporada tras temporada.

Ellos no han sufrido una temporada de 60 derrotas pero sufrieron la decepción del campeonato perdido en el 2013. A 5 segundos del anillo Ray Allen se los arrebata. La tristeza y angustia de ver un campeonato que se escapa de las manos de sus ídolos, un esperado anillo por el que lucharon tanto tiempo es algo que marca a los aficionados. Todos recuerdan la mirada perdida de Manu en la conferencia de prensa,  la falsa seguridad en las declaraciones de Parker previo  al siguiente encuentro,  la frustración de Duncan en el juego 7 al fallar bandejas.

“Y la final perdida con el Heat en 2013. Lo peor que me haya pasado como fan de los spurs en mi vida”

– Juan Manuel

“El triple de Ray aún sigue doliendo…”

– Pereda

Cada uno de ellos vivió la temporada 2014 como un proceso de reivindicación el cual no trataba de probarle nada a nadie sino de retomar algo que les pertenecía. El quinto campeonato de la era Duncan  y de su equipo

“(El último campeonato) es el playoff que he vivido a tope cada madrugada y que he disfrutado con el movimiento de balón. Eso es BALONCESTO”

La cita anterior es de PeteMikel, fanático desde el inicio de la era Duncan. Los Spurs tocaron un punto alto en el baloncesto en equipo durante la temporada 2014. ¿Podrían colocarse en el lugar de PeteMikel por un momento? La franquicia a la cual le ha dedicado innumerable cantidad de horas por los últimos 17 años se convierte en el epítome de baloncesto con un único gol en mente: vengar el campeonato perdido. Como fanático no se puede pedir una mejor historia

“Pero jamás dejar de seguir al equipo. Bajo ninguna circunstancia”

 – Juan Manuel

“Mi frase para definir a los spurs es: caminamos juntos, morimos juntos.”

– Pereda

Lakers

Los Lakers son el imperio malvado de la NBA. Son los Yankees del baloncesto. La mayoría de las fanaticadas les odian por lo exitosos que han sido en diferentes épocas. Los Lakers han logrado reconstruir su equipo una y otra vez con el único objetivo de salir campeones y lo han logrado. Una y otra vez. Hasta ahora. Las malas experiencias con Howard, Mike Brown y Mike D’Antoni tienen a los Lakers en una de sus peores etapas de su historia.

A pesar de este historial ganador los fanáticos actuales de este equipo muestran un mayor apoyo por Kobe que por la franquicia angelina, la siguiente temporada trata más de Bryant que de Los Lakers. Puede que sea su última temporada mientras la franquicia continúa el proceso de reconstrucción más longevo de su historia.

David Carrera  ha seguido a Kobe  y a los Lakers por 12 años. Bryant le ha entregado decenas de canastas ganadoras, 5 títulos, 81 puntos en un partido y al menos 3 temporadas merecedoras del MVP. Su lealtad es con Kobe

“Si [Kobe] en un hipotético caso se fuera a otro equipo, yo seguiría a ese equipo. Está claro que con los Lakers ya tengo un vínculo y cariño hacia ellos, y seguiría simpatizando siempre con ellos, y apoyandoles. Pero mi vínculo con Kobe es más fuerte.”

– David

Alberto Pereiro sigue a los Lakers desde hace 15 años y también ha sido testigo de todos los campeonatos de Kobe Bryant. La imagen de portada de este artículo es su tatuaje. Pero Alberto no ve a Kobe como un dios, sabe que es un jugador con una gran capacidad anotadora pero ya no puede con sus años. Sabe que no es un compañero llevadero

“Ya Sabemos q no quiere venir nadie mientras este KOBE. Así que el año que viene si sigue KOBE por lo que Sea le disfrutaremos aunque no ganemos”

– Alberto Pereiro

Los Lakers han perdido parte de su magia para las últimas generaciones. Las figuras que los han llevado a los últimos títulos son más grandes que la misma franquicia: El carisma de Shaq es casi tan relevante como lo fue su talento, Phil Jackson tiene 11 anillos y SIEMPRE tiene algo que decir, Pau Gasol es un semi dios en España. Kobe es Kobe.

Kobe
Kobe

La figura de Bryant que despierta emociones encontradas en la NBA es conocida. Su similitud de juego con Michael Jordan y su obvio esfuerzo por lograr esa comparación provocó que Kobe fuera amado u odiado. No hay punto medio. A medida que los años lo alcanzan y merman su capacidad los fanáticos dejan de lado las discusiones en redes sociales y empiezan apreciarlo por lo que es: un sociópata arrogante con desorden competitivo que claramente es uno de los mejores 10 jugadores en la historia de la NBA y posiblemente el mejor Laker de todos los tiempos.

En algún momento Bryant se retirará pero los Lakers continuarán. A pesar del apoyo incondicional hacia Kobe estos aficionados seguirán su apoyo a los Lakers. Necesitarán un nuevo guía, una nueva identidad que llegará en algún punto de este lento proceso de reconstrucción.

“Jamás ni se me pasa por la cabeza dejar de tener el corazón de oro y púrpura, tras la tempestad llega la calma. Saldremos de esta.”

JonaySPcule

“Entristece un poco la situación, pero el apoyo es incondicional”

– David Carrera

“Siempre Fiel a 3 colores Amarillo y púrpura y Blanco”

Harrow

“Equipo como ese créeme que nunca se le quita el apoyo“

Carmen Lozano

Celtics

Junto con los Lakers, los Celtics forma parte de las franquicias base de la NBA.  Al igual que los Lakers actualmente están en una etapa de reconstrucción y a pesar del talento recolectado las posibilidades de contender por un título son lejanas.

Joe Navas es el fanático más veterano que tuve el placer de conversar en la preparación de este artículo. Fue capturado por la magia de Larry Bird hace mas de 30 años y fácilmente podría llenar de citas suyas este artículo. Frases como  “mi sangre es verde y mi corazón es Céltico” nos dan un vistazo del amor por este equipo, incluso se da el lujo de citar al gran Red Auerbach:

“Los Celtics no son una forma de baloncesto, son una forma de vida”

Joe lo ha visto todo de mano de los Celtics y en ningún momento de estos 30 años ha dejado de apoyarlos. Vio salir campeones a uno de los mejores equipos de la historia, los Celtics de 1986. Luego de eso sufrió junto con la franquicia las muertes de Len Bias y Reggie Lewis, el igual doloroso retiro de Bird por problemas de espalda, la etapa de Rick Pitino y los “esfuerzos” previos al draft de Duncan y Durant. Volvío a tocar la gloria 22 años despues de la mano de Pierce, Garnett y Allen. Joe no sólo conoce la historia de los Celtics, es parte de la misma.

El segundo Big 3 de los Celtics
El segundo Big 3 de los Celtics

Hoy Joe añora los tiempos del baloncesto de los 80 y de las prioridades que manejaban los jugadores en aquella epoca. Al mismo tiempo ve con buenos ojos un proceso guiado por el joven coach Brad Stevens y Danny Ainge, hoy gerente general y quien un día Joe vio recorriendo la duela junto a Larry Bird.

Carlos Chaverri, colaborador de Rompimiento Defensivo, es otro fanático con mucha experiencia. Carlos es primero fan de los Celtics y segundo fan de la NBA. Desde 1998 sigue al equipo y a pesar de que durante este tiempo han tenido más temporadas perdedoras que temporadas compitiendo por el título su apoyo no merma. Su mejor recuerdo como fanático no es el único campeonato Celtic que ha visto sino a Rondo continuando jugar con un codo dislocado en el 2011 contra Miami.

Joe y Carlos son una muestra que cada franquicia forma a sus fanáticos. Los seguidores de los Celtics defienden una tradición. Defienden una institución. No son accionistas ni representantes pero su amor por este equipo los hace apoyar a quienes luchan por sus colores y exigen de ellos su máximo esfuerzo con la esperanzan que continúen la línea de orgullo Celtic formada por Russel,  Cousy, Maravich, Cowens,  Bird, McHale, entre otros. Es por este motivo que, a pesar de estar sólo por 5 años con el equipo, Garnett verá su número retirado junto al de Pierce y ningún fanático objetará por eso.

“Uno es de los Celtics y lo es para siempre”

– Joe

“Los Celtics no son moda son tradición. Celtics pride”

-Carlos

Resulta que no hay respuesta para la pregunta propuesta ya que la misma está mal presentada. El fanático quiere ver a su equipo ganar, quiere ver a su equipo campeón pero no es por eso que los apoya y los defiende. El fanático apoya a un equipo porque una vez que crea un vínculo con él no hay vuelta atrás sin importar que lo llevó a ahí. Ni una sola persona de las entrevistadas trajo a la conversación estadísticas, records, MVPs, juegos All-Star, ni comparaciones entre  jugadores o franquicias. Se trata de recuerdos,  de esos momentos que la persona atesora con orgullo porque tienen un significado personal que los hace relacionarse con un equipo.  El resultado de los partidos o temporadas donde se dieron esos momentos toma un papel secundario,  los recuerdos no se condicionan por victorias o campeonatos.

En las buenas y en las malas. Eso es ser un fanático.

Postdata: Agradecimientos a Andrea Aceves, Quiero-ser.estrella, Felipe, David41_14, Roal TorresMax  quienes me regalaron parte de su valioso  tiempo para hablar acerca de su pasión pero no fueron nombrados en el artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s